Skip to content

Recuerdos del pasado

enero 14, 2013

Unos grandes almacenes ingleses en el verano de 1984. “Aquí debe haber muchos juegos para el ordenador”. No, ja ja ja, no, de Vic-20 no, tenemos de Spectrum, Commodore 64, je je je. El dependiente mira a un compañero, se está descojonando, no para de reírse, ¡han preguntado de Vic-20!. ¿Que pensará, lo atrasados que estamos en España? Ya existían los graphics-whore en esa época.

Image

Cuando ya conoces bien un arcade difícil, juegas para subir puntos y estás amortizando los cinco duros puedes entrar en cierto estado mental que se podría llamar de arrebato. Estás en una sala ruidosa y llena de gente, pero no oyes ni ves nada fuera del propio juego, estás totalmente abstraído y concentrado en cada pulsación. Hay gente que tararea, otros se ponen en posiciones extrañas, yo me acomodo compulsivamente las gafas en los breves momentos seguros. Estoy jugando a Toobin´, voy bien, casi en estado de gracia, tengo que ahorrar cada vida y conseguir cada bonus. Los ojos me empiezan a llorar, la nariz a moquear, estornudo, no veo nada, me pican los ojos cada vez más, pierdo vidas; intento seguir jugando pero no puedo, las lágrimas me caen a borbotones de los ojos enrojecidos, sigo estornudando, intento seguir pero tengo que dejar la partida. Ya entiendo lo que pasa: me han echado polvos pica-pica en toda la cara. Estoy muy cabreado, pero es imposible saber quién ha sido, el salón está lleno de gente. Entonces recuerdo haber hecho la misma broma unos años atrás, a un pobre chaval que jugaba al Golden Axe. Le soplamos toneladas de polvos pica-pica en toda la cara mientras jugaba. Ahora me han hecho la misma broma a mí; serán cosas del karma.

Estoy jugando a Cadillac & Dinosaurs. De repente, me quedo con el mando en la mano. Notaba que estaba flojo, pero es que lo he arrancado. Intento recolocarlo, pero no se encaja. Donde había una palanca, ahora hay un agujero. Un dilema, ¿se lo digo al encargado? Bueno, es el típico borde que no te devuelve la partida cuando la máquina se traga tu moneda. Cojo el mando, me lo guardo en el bolsillo y me voy a casa. Aún conservo la reliquia:

Image

¡Donde está! ¡Donde está! Nunca he sido coleccionista, de esos que acumulan cacharros y grandes colecciones de juegos, aunque luego ni los desprecinten. Siempre he sido más jugador que fetichista del hardware. De hecho, sólo he tenido 5 hand-held en toda mi vida. Pero es que aquella fue lo primero que tuve en casa, antes que cualquier ordenador o consola de sobremesa. Aquella versión de Space Invaders desapareció cuando vendieron la casa de la sierra, se debió quedar en algún rincón. También perdí otra maquinita posterior, pero por lo menos conservo esta, aunque no funciona:

Image

En el salón de Gran Vía 51 se reunía lo más granado de la comunidad madrileña de viciados a los Street Fighter. Ya habían pasado unos años de la fiebre del World Warrior, luego del Champion, luego del Super. Se había superado la fase novata, esa en la que los jugadores creen que Dalshim o Balrog son los peores personajes del juego y el 80% sólo usan a Ryu o Ken. Aquello no es que fuera el mi-ka-do tokiota, pero ya había cierto nivel. Además había un grupo de japoneses que se pasaban habitualmente por allí a jugar. Tímidos, educados y callados. Lo último que había salido era Street Fighter Alpha 2, y allí seguían los enfrentamientos los fines de semana, tanto a éste como a Super Street Fighter 2 Turbo. Hasta que apareció el chino con bigote a revolucionar el salón. El chino del bigote grita, hace bromas, da puñetazos al aire cuando gana, se burla del rival. Y encima es condenadamente bueno con M. Bison en el Alpha 2. En el Turbo juega con Honda y es bueno, pero se le puede ganar. Pero es que en el Alpha, si coge a Bison, no hay manera. Un día me dejé más de mil pesetas intentando ganarle, por cabezonería. Y nada. Llegó a ganar cerca de 80 partidas seguidas, y eso que creo que Bison no es “top tier” en los Street Fighter Alpha. Cierto que eso no era Tokio, pero cierto nivel había…

Anuncios

From → Arcade

2 comentarios
  1. Jacobo permalink

    ¡muy bueno!¿de que año es la maquinita de la foto?

    • La maquinita es de 1980 nada menos, Split Second de Parker Brothers. Esta es la versión española que comercializó Borras.

      Gran hand-held por cierto, con varios juegos. Para mí mejor que la mayoría de las posteriores, a pesar de que los gráficos se redujeran a puntos y barras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: